viernes, 29 de mayo de 2009

De lo Prohibido


Lo prohibido atrae; es prácticamente un hecho. El que haya alguna "restricción" de algo sea lo que sea, actúa como un imán. Pero, ¿qué es lo Prohibido? para cada persona significa algo diferente, dependiendo de lo que considere que esté más allá de sus límites, ya sea que éstos hayan sido impuestos por uno mismo o por alguien más. Pienso que aunque algunas personas digan que no tienen límite alguno, debe haber algo que consideren prohibido; el no tener límites puede ser el propio límite en si.

Lo prohibido puede ser algo inusual, algo que nos saca de la rutina a la que tarde o temprano llegamos a caer aunque sea momentáneamente; algo novedoso y que por el hecho de ser desconocido, nos da curiosidad. El hacer algo que consideramos como prohibido, causa emoción, diversión y hasta placer. El saber que estamos en un territorio que por una u otra razón no deberíamos de estar, provoca sensaciones diversas.

Una vez que lo prohibido fue probado, lo que sigue es incierto: puede ser que ya no se considere una prohibición y se pierda el interés; que queramos probar de nuevo, que haya resultado mucho más atractivo de lo que pensabamos, etc.

Lo prohibido cambia con el paso del tiempo, conforme avanzamos; algunas cosas dejan de ser prohibidas para darle paso a otras que por lo general, son más prohibidas que las anteriores, de una magnitud mayor probablemente por los límites a vencer o por lo que puedan traer consigo.
Me atrae lo prohibido, como a muchas personas; mis límites de lo que considero como prohibido son los daños que pueda ocasionarle a otras personas y el daño que yo misma pudiera ocasionarme; sin embargo a veces es difícil dejar de lado la atracción hacia lo prohibido.
Algo que me "sacó de onda" fue que alguien me dijera que yo soy su "prohibición"; no sé porqué, pero me sentí rara y no dije nada. No me disgustó; simplemente no sé que fue.

¿Prohibido prohibir? Puede ser, puede ser. Imagen: "Fruto Prohibido" de Mari Ortolá

16 comentarios:

Kentucky Freud Chicken dijo...

ufff, sí, lo prohibido siempre atrae. Es esas ganas de transgredir con las que nacemos pero que tan pronto nos reprimen... lo interesante es qué caminos tomamos que nos llevan a considera prohibido esto o aquello.

Metrópolis dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, lo prohibido atrae, y mientras más restricciones nos pongan mayor es el placer al realizarlo, es cierto, una vez realizado algo prohibido, pierde el interes y se busca algo más.

Hay gente que no vive por temor a esas restricciones...Igual, siempre que se tenga en mente realizar algo que nos tengan prohibido (legal o moralmente) siempre deberá ser sin daño a uno ni a segundos ni terceros.

Saludos mi amiguita, me gusta la mutación de tu blog.

Dendrita dijo...

Kentucky Freud Chicken: Y la represión hace que sea más atractivo aún y que se fomente la curiosidad. Y si, tiempo después los caminos que tomamos son tan diversos, tan contradictorios a veces, que lo prohibido deja de ser prohibido para darle paso a prohibiciones de otra índole.
Saluditos!!

Metrópolis: Debe ser bastante feo no poder vivir plenamente por temor a pasar las restricciones; lo importante es "no clavarse" en eso y disfrutar la libertad que en general, tenemos para decidir que hacemos y que no hacemos. Si, entre más restricción, más fuerte es el imán de lo prohibido. "Lo primero es no dañar" al menos intentar que nadie salga herido. Es curioso: la mutación del blog se dio a la par de mi propia mutación je je; como un reflejo.
Saluditos Metrópolis!!!

Jolie dijo...

Lo sabemos todos lo prohibido es como miel.
por eso es superfluo repetirlo -también eso sabíamos-,

aunque a veces la noche se encarnizara en darnos
las palabras más bellas, por si acaso crecían a veces deseamos cosas en penumbras...
Esas veces que falta un mal minuto
para que hubiese chispas rodando por el suelo,
y a veces mama prohibia que viera ciertas cosas o mi padre que leyera sus asuntos tenia que apartar los ojos, y amarrar los lazos casi sueltos de la triste cordura cuando me enamore por ejemplo

Porque también sabemos que lo prohibido es cosa de locos,
desvarío extremado (aunque, sí, delicioso si hasta hablamos del sexo je) y hay ciertas cosas prohibidas que son necesarias extirparlas de golpe, o dejar fuera de alcanze, o cortarle las manos, para que no saliese nuestra codicia o nuestra ansia por desearlas

lo prohibido es quete diga ja.. pero no se si me entiendas. Me he prohibido ultimamente hablar con metáforas o cosas raras .. cosas del protoplasma ya sabes.

la palabra verificadora es luxen.
algunas palabras asi deberian estar prohibidas, ja
besos

Ahora Que Hice dijo...

Y los que son hábiles prohiben para incentivar.

Dendrita dijo...

Jolie: Lo prohibido es dejar de lado la cordura, de locura momentánea (a veces permanente), difícil cortar el ansia por desear... creo entender Jolie ja ja
Hablar con metáforas o cosas del protoplasma, es cosa de estar "vivos", a veces de estar prohibidos también. Luxen es una palabra intersante...luz y más.
Abrazos Jolie!

Ahora Que Hice: Los que son hábiles pueden considerar el prohibir como estrategia.
Saludos!

Bere Tarde o temprano dijo...

huuuy lo prohibido es muy peligroso! pero motiva a los aventureros no? :)

buen inicio de semana!!

un beso!

Fiorella Valera dijo...

Hola tienes un premio en mi blog.

Ego sum qui sum dijo...

¿Y si nada nos fuera prohibido, qué nos atraería? ¿Podríamos vivir sin la emoción que da trasgredir las normas?

Chido blog.

Dendrita dijo...

Bere Tarde o temprano: Motiva a los aventureros y hasta a los que se dicen en cierta forma apáticos, aunque lo nieguen. Buen inicio de semana también!!

Fiorella Valera: Hola!! Muchas gracias por la visita y el premio; paso enseguida a recogerlo. Saluditos!!!

Ego sum qui sum: Si nada nos fuera prohibido, conociendo como somos de complejos los seres humanos, seguramente encontraríamos algún otro tipo de imán; de esa forma seguiríamos pasando normas y límites.
Saluditos!!

segundonombre dijo...

y despues preguntan por que, todo el mundo pone el cuerno.

Dendrita dijo...

segundonombre: Dentro de las causas que pueden llevar a alguien a poner el cuerno, se encuentra claro está, el imán hacia lo prohibido; pero el decidir ser infiel o no serlo, depende de muchas otras cosas.
Saludos!

Kyuuketsuki dijo...

Creo que el hecho de que te sentiste ligeramente incómoda por haber sido considerada como algo prohibido es que nos atrae el morbo, pero ser nosotros parte integral de eso que da origen al mismo morbo, sentirse (aunque sea de manera inconsciente) observado, visto como algo que no es correcto, produce una sensación extraña. Eres parte de la puesta en escena, no eres una simple observadora... y a veces no se sabe que hacer.

Dendrita dijo...

Kyuuketsuki: Buen punto; algo hay de eso... creo que si me sentí rara por ser parte de ese "morbo" que implica el ser prohibida. Y más sacada de onda me sentí porque no supe la razón exacta de porque era prohibida...es que es una historia larga con esa persona, un día de estos la escribiré por aquí.
Saluditos!!!

Hermes dijo...

Una vez más... es como soñar y desear, pero justo cuando "los demás" están en desacuerdo

Dendrita dijo...

Hermes: Desear lo prohibido es ir en contra de lo que opinan los demás; a fin de cuentas, nunca se les da gusto a todos.
Saludos!