sábado, 25 de abril de 2009

¿Asuntos Pendientes?


Cuando abrí este blog, me había propuesto no mencionar casi nada sobre mi profesión o lo relacionado con mi trabajo; pero es inevitable, estoy dentro de la medicina y me la vivo gran parte de mis días inmersa en el medio hospitalario. Así que, tengo otra perspectiva de la situación que se vive en estos momentos aquí en México, específicamente en el D.F., porque he estado observándolo desde "adentro", trabajando como médico. Me he dado cuenta de que hay muchas cosas que se manejan "disfrazadas" o "camuflajeadas". Sin embargo, NO escribiré sobre este asunto en términos médicos sino de algo que me vino a la mente con ésta situación: el hecho de que cuando algunas personas se ven en circunstancias que los llevan al límite, que les hacen sentir temor, aparte de caer en crisis, tratan de arreglar o terminar sus "asuntos pendientes". Pero, ¿es realmente posible que algún día terminemos con nuestros asuntos pendientes?, porque de hecho, para cada persona, la definición de "asunto pendiente" es diferente; algunos deben ser más complejos que otros.
Yo me preguntaba qué cosas sentía que me quedaban pendientes de finalizar y felizmente me di cuenta de que me sentía tranquila porque no tenía nada que me quedara pendiente por hacer...ERROR, porque al poco rato pensaba que sí, que aún había cosas que sentía que debía hacer y por una u otra razón no las he hecho aún.
Como comenté hace algunos post, hace más de un año me detectaron cierta situación médica que por supuesto fue inesperada. Fue algo que me puso al límite; prácticamente me hizo tocar fondo. Pasé por todas las etapas, desde la negación y la típica protesta de: ¿porqué a mi; porqué si soy tan joven?, hasta que llegó la claridad y pude ver las cosas con calma y darme cuenta de las posibles alternativas que tenía, que si bien tal vez no eran una solución, si eran de momento un alivio, una especie de respiro. A partir de entonces, hago todo lo que quiero y no me quedo con las ganas de algo, siempre y cuando no dañe a alguien más. Trato de dar el 100% de mi y no me quedo con nada guardado. Es por eso que creo que NO tengo varios "asuntos pendientes" que concluir; he cerrado varios círculos. Y pienso que es prácticamente imposible que terminemos con todos esos asuntillos que tenemos; lo que si es posible es llegar a estar en paz con uno mismo, darnos cuenta de que dimos lo mejor de nosotros, para que una vez que llegue el momento de colocar la última pieza del rompecabezas que fue nuestra vida, podamos simplemente, sonreir.

3 comentarios:

Metrópolis dijo...

¿Porqué vivir con restricciones? Cada quien es libre de hacer con su vida lo que guste, y no dejar nada de lo que queremos sin hacer, lo que a muchos los detiene es el ¿qué dirán? ¿Qué pensarán de mi? eso igual incluye el ser "incógnito", así comencé mi blog, pero más adelante dije ¿Porqué? asi que le di una cara verdadera a mi Metrópolis...Tampoco hay que esperar a estar en "aprietos" de salud para cambiar la actitud, si uno no es feliz por como le han hecho llevar su vida, hay que mandar todo al diablo y hacer lo que queremos, y si fracasamos reintentarlo una y otra vez.

Vive y deja vivir!...Y moriremos felices de haber vivido como quisimos, me gustó tu entrada amiga!

Dana dijo...

Ay linda, espero que todo esté muy bien y te recuperes.

Te recomiendo leer La rueda de la vida de Elizabeth Kubbler-Ross, se trata justo de esto y a mí me hizo aprender muchísimo.

Un beso :)

Dendrita dijo...

Metrópolis: Je je si, creo que sonó un poco como que no me gusta hablar de mi profesión, pero no es eso. Me gusta mucho ser médico, lo disfruto; en este blog no pensaba hablar de medicina porque escribía (aún escribo a veces) en otro blog, sobre temas médicos. Actualmente hago todo todo lo que quiero y lo que me gusta. La clave es esa exactamente: vive y deja vivir. Gracias por el comentario :D
Saludos!

Dana: Tú tan linda como siempre :) gracias por tus buenos deseos. Afortunadamente voy avanzando y espero estar mejor pronto. Voy a seguir tu recomendación de lectura, suena interesante.
Un abrazo!